• Campuzano pide un debate a fondo sobre el estado del mercado de trabajo y las consecuencias de la última Reforma Laboral


    16 de June de 2015

    El diputado de CiU ha defendido una Proposición de Ley en la que se contempla que los trabajadores puedan iniciar un expediente de regulación cuando las empresas están en quiebra

    El portavoz de Empleo de CiU en el Congreso, Carles Campuzano, ha defendido esta tarde una Proposición de Ley en la que insta al Gobierno a buscar una solución viable para aquellos trabajadores que se encuentran en una difícil situación debido a que las empresas se han visto involucradas en pérdidas y no pueden atender las necesidades salariales de sus empleados. Campuzano ha recordado que con la última Reforma Laboral de 2012 desapareció la posibilidad que sean los mismos trabajadores los que puedan instar a ejecutar un expediente de regulación para poder así extinguir su contrato, sobre todo porque “las vías legales que tienen los trabajadores son difíciles y complejas”.

     

    El diputado catalán ha querido sin embargo aprovechar la presentación de esta iniciativa para abrir un debate sobre el estado del mercado de trabajo en estos tiempos y sobre las consecuencias de la última Reforma Laboral. Campuzano ha reconocido que actualmente con un menor crecimiento se está creando más empleo, “el cambio de tendencia es indiscutible”.

     

    En el terreno del empleo el camino a recorrer continúa siendo infinito” ha dicho el diputado de CiU quien ha criticado que una parte importante del empleo que se está creando es precario, “tenemos un problema de calidad de empleo y han aparecido nuevas realidades: aquellas personas con empleo que no pueden permitirse una vida digna con el sueldo que ganan, trabajadores pobres”.

     

    Por este motivo Campuzano considera que la discusión principal debe centrarse en cómo debemos abordar en los próximos tiempos las cuestiones del mercado de trabajo, la calidad y la cantidad. “En un momento en que el debate sobre las desigualdades se ha instalado en todos los países avanzados, en nuestro caso, la cuestión de las desigualdades está vinculada al funcionamiento de nuestro mercado de trabajo” ha asegurado Campuzano.

     

    Además el diputado catalán está convencido que la percepción de la sociedad es que los costes de la crisis no se han repartido de manera igual, “eso va a obligar a plantearnos en un futuro que el crecimiento económico debe distribuirse de manera mejor, y que las políticas laborales deben contemplar eso para evitar las desigualdades”. En este sentido, Campuzano ya ha avanzado que CiU es partidaria que el mercado de trabajo sea capaz de mantener una flexibilidad para competir en la economía laboral y recuperar la concertación social de acuerdos entre empresarios y trabajadores. Parte de las respuestas, para Campuzano pasan por incorporar en nuestro modelo de trabajo el “modelo austríaco”, un modelo que evite los costes que tiene para las pymes el despido y que no afecte a los trabajadores.